sábado, 4 de septiembre de 2010

Muestreo de alimentos

Muestreo de Alimentos



Existen diversas técnicas para llevar a cabo un muestreo adecuado de los alimentos, y estas varían de acuerdo al tipo de ingrediente, la cantidad y el contenedor en el que se encuentren.

Al adquirir un lote de materia prima, es importante obtener una muestra representativa de éste, para ello se requiere tomar varias muestras primarias en diversos puntos del lote, para obtener la mezcla bruta y por reducción de esta se obtiene finalmente la muestra contractual.



Muestreo de Ingredientes Sólidos



En sacos



Si el ingrediente se encuentra en bultos o sacos, se debe de muestrear de cada saco de 500 a 1000g.

Si el lote es de uno a diez sacos, se deben de muestrear todos. si el lote es mayor a diez, se deben muestrear 10 costales o por lo menos el 2% del total del lote.

El muestreo de sacos puede hacerse mediante muestreadores especiales para este fin.



A granel



Cuando la materia prima se encuentra a granel dentro de bodegas rectangulares, vagones o camiones, se tomaran muestras a tres niveles diferentes con muestreadores adecuados y en varios puntos de acuerdo a la capacidad del transporte o bodega:



Productos a granel



1. Tomar con un calador un numero de sub muestras representativo del camión o silo.

2. Si se muestrea durante la descarga del camión, recoger con un recipiente a intervalos de tiempo regulares alícuotas directamente de todo el ancho del chorro de descarga.

3. Homogeneizar y reducir para enviar al laboratorio (250-500 g).

4. En caso de ser mezclas asegurarse de que la distribución de los ingredientes sea homogénea.

5. Productos almacenados en bolsas

6. La muestra debe estar constituida por sub-muestras tomadas de un lote homogéneo, evitando el material procedente de partidas diferentes.

7. Para asegurar que la muestra sea representativa, las sub-muestras deberán tomarse con calador sobre la mayor cantidad de bolsas que posible. Cuando el número de bolsas es inferior a 200, muestrear sobre 20 unidades, cuando el número es mayor, el 10% del lote. Asegurarse que las muestras sean representativas de las distintas partes de las bolsas muestreadas y de distintas zonas de la estiba (penetrar las bolsas con el calador en diagonal de abajo hacia arriba).

8. Homogeneizar y reducir para enviar al laboratorio (aproximadamente 250 g

9. MS).

10. Disponer la muestra en una bolsa de papel o plástico.

11. Hasta su envío al laboratorio, conservar a temperatura ambiente en un lugar seco (nunca en heladera o congelador).

12. Identificar y remitir al laboratorio (250-500 g).

Es muy importante evitar tomar muestras del alimento que se encuentra pegado a las paredes, ya que puede sufrir algunos cambios que alteren la muestra y provoque que esta no sea representativa del lote.



Otra forma utilizada para muestrear alimentos a granel es al momento de descargar el producto, en este caso solamente se coloca un recipiente al momento de la descarga a intervalos de tiempo proporcionales para así obtener la muestra bruta.



Muestreo de Ingredientes Líquidos



Para realizar el muestreo de este tipo de ingredientes tales como melaza, aceite y algunos aditivos, para ello se requiere de muestreadores especiales que tienen trampas diseñadas para abrirse y cerrarse controladamente y así poder tomar muestras a diferente profundidad.

En el caso de ingredientes como la melaza y la manteca, es recomendable calentarlos previamente y mezclarlos vigorosamente para que el material quede completamente homogéneo y la muestra se obtenga fácilmente.

Carnes y embutidos

Los métodos de selección de muestras pueden ser clasificados de acuerdo a:

* El número de muestras tomadas de una población dada para un estudio.

* La manera usada en seleccionar los elementos incluidos en la muestra. Los métodos de muestreo basados en los dos tipos de clasificaciones son expuestos en seguida.

Las muestras deben ser tomadas por el responsable y enviadas a un laboratorio habilitado por el Servicio Agrícola y Ganadero de acuerdo a la legislación vigente.

El método diagnóstico utilizado en el muestreo bacteriológico oficial de las canales (bovinas, porcinas, ovinas, caprinas y aves) en los mataderos de exportación será el método no destructivo.

PROCEDIMIENTO DE MUESTREO

La toma de muestra comenzará transcurrida media jornada de sacrificio y antes de someter a las canales a refrigeración

Cada semana se recogerán 5 a 10 muestras de canales de un mismo día.

* Se podrá disminuir la frecuencia de muestreo de una a dos semanas cuando se obtengan resultados satisfactorios durante seis semanas consecutivas.

* El día de la toma de muestras debe ser cambiado cada semana, de modo que queden cubiertos todos los días de la semana.

* En caso de ovinos, cerdos y bovinos se tomará una muestra de cuatro áreas de cada canal.

Antes de la toma de muestras.

La persona responsable de realizar el monitoreo debe:

* Analizar los procedimientos de muestreo para el producto que se debe procesar.

* Preparar la documentación respectiva: registros y protocolos.

Elaborar una la lista de verificación de las tareas que deban efectuar.

* Revisar procedimientos de selección de muestra aleatoria.

* Revisar toda otra información que pueda ayudar en este proceso.

Actividades a realizar en la preparación de materiales para el muestreo.

* Revisar que en el contenedor de materiales de muestreo tenga los insumos necesarios para realizar esta actividad.

* Verificar la calidad de los materiales como el Agua Peptonada Tamponada (APT), revisando que esté con las condiciones de esterilidad exigidas (no debe contener material particulado en suspensión o turbidez y debe estar dentro del período de vigencia).

* Si la persona que lleva a cabo el muestreo se encuentra con material o insumos en condiciones defectuosas, deben ser etiquetados e identificados como “eliminar” y ser devueltos al laboratorio de origen con el respectivo reclamo.

* 4. Colocar los paquetes de gel en el congelador.

* 5. Colocar el contenedor de materiales abierto en el congelador o refrigerador, para enfriarlo.

Actividades en el día del muestreo.

* Seleccionar el manual correcto de acuerdo al tipo de muestra a tomar y método diagnóstico a solicitar.

* Verificar la totalidad de material a utilizar (guantes estériles, plantilla, registros, protocolos, plumón marcador, bolsas estériles, etc.)

* Retirar el contenedor del refrigerador o congelador.

* Retirar el envase que contiene el APT refrigerada y guardarla en el contenedor, junto a los geles refrigerantes.

* Colocar dentro de los materiales a usar la solución de desinfección.

* Verificar de tener todos los implementos para el muestreo.



Muestreo de Forrajes



Forraje Fresco en Potrero



La forma correcta de obtener las muestras de un potrero, es colectar pequeñas cantidades de diferentes zonas del terreno en forma radial partiendo del centro, también es importante tener ciertas consideraciones:

*
Tomar la muestra sin seleccionar la planta.





* Cortar la planta a la altura de la cosechadora en forraje de corte, o la parte que es consumida por los animales, cuando el forraje es para pastoreo.




*
Evitar tomar muestras de las orillas o por donde haya transito de animales o personas.




Forraje Ensilado



Muestrear forraje ensilado requiere de tener un especial cuidado, ya que obtener muestras de las partes profundas del silo es complicado y requiere de aditamentos especiales.

Lo adecuado es tomar las muestras lo más profundo que se pueda, la parte superior del silo no debe muestrearse y se debe de cubrir el hueco producido al momento de tomar la muestra con el material sobrante para evitar que el aire provoque la descomposición del ensilado.

Inmediatamente después de recolectada la muestra debe ser introducida dentro de un frasco y compactarse lo más posible para conservar las condiciones de anaerobiosis y congelarse antes de ser enviado al laboratorio.



Forrajes Henificados



Cuando el forraje se encuentra en pacas, la metodología del muestreo es igual que el de alimentos en pacas.

Si se encuentra hacinado en trojes, se deben de tomar las muestras de diferentes puntos del almiar a diferentes profundidades. La recolección debe hacerse en forma cuidadosa para evitar que las hojas se desprendan de los tallos al ser manipuladas.



Forrajes conservados

Un lote de heno o silaje uniforme proviene de un cultivo cosechado con el mismo estado de madurez en una única fecha y que es uniforme en contenido de malezas, días de pre-oreado y daño climático (lluvia o viento). Para realizar un muestreo eficiente es importante contar con un inventario detallado de las distintas reservas confeccionadas o compradas.

Heno

Los rollos o fardos no presentan una composición uniforme a través de todo su volumen, por lo tanto es importante obtener muestras representativas de los distintos sectores. Para el caso de rollos o fardos proceder como se indica a continuación:



1. La muestra debe estar constituida por submuestras tomadas de un lote homogéneo, evitando el material muy alterado del exterior.

2. Las submuestras deberían tomarse con barreno atravesando el fardo en diagonal en sentido longitudinal. En caso de carecer de barreno, los fardos podrían muestrearse abriéndolos y separando con cuidado porciones representativas, aunque es muy difícil obtener una muestra representativa de éste modo.

3. Por debajo de 200 unidades deberían muestrearse no menos de 20 unidades.

Para más de 200 unidades muestrear el 10%.

4. Homogeneizar y reducir para enviar al laboratorio (aproximadamente 250 g

MS).

5. La muestra se puede disponer en bolsa de papel o plástico.

6. Hasta su envío al laboratorio, conservar a temperatura ambiente en un lugar seco (nunca en heladera o congelador).

7. Identificar y remitir al laboratorio.



Silajes

Dependiendo del objetivo buscado la estrategia de muestreo puede variar dado que los silajes son muy inestables una vez expuestos al aire.

Sí el objetivo es describir lo que los animales están comiendo las muestras deberán ser tomadas,

del comedero, por ejemplo tomar sub-muestras de distintos puntos (por ejemplo, a un número fijo de pasos) lo más próximo al momento en que los animales accedan al silaje.

de distintos sitios de la pared de un silo puente.

Sí el objetivo es caracterizar el silaje (producto de las características del cultivo original y del trabajo de confección; esperar 6-8 semanas de fermentación para asegurar que el forraje se haya estabilizado) y muestrear:

No incluir material deteriorado (por ejemplo la capa superficial expuesta al aire de algunos silos puente).

Las muestras deberían tomarse con calador en distintos puntos y a diferentes profundidades.

Conservar la muestra en una bolsa plástica bien cerrada y conservar en heladera o congelador.

Identificar y hacer llegar la muestra al laboratorio a baja temperatura lo más rápidamente posible.



Homogeneización y reducción de la muestra

Usualmente la cantidad de material muestreado superará el volumen que es necesario enviar al laboratorio. El material una vez colocado en una bolsa sufre sedimentación por lo que deja de ser homogeneo (por ejemplo en un silaje de planta entera de maíz, los granos tienden a amontonarse en el fondo). Para reducir el tamaño de la muestra en forma de que sea representativa del material original deberán seguirse los siguientes pasos:



1. Extender el contenido de todas las submuestras sobre una lona o plástico limpio (no contaminada con fertilizantes, curasemillas, insecticidas, suplementos minerales, etc.)y mezclar a mano.

2. Homogeneizar, mezclando apropiadamente todo el material recolectado.

3. Distribuir el material en forma pareja sobre la lona (Figura 1).

4. Dividir el material sobre la lona en cuatro partes iguales (A, B, C y D).

5. Descartar dos cuartos opuestos entre sí (B y D), asegurándose de eliminar todo el material, aún las partículas más finas que probablemente hayan sedimentado sobre la lona.

6. Mezclar las dos partes restantes (A y C).

7. Repetir la operación de homogeneización y reducción hasta conseguir una muestra de tamaño adecuado.



Esquema de cómo reducir el volumen de muetra



Conservación y envío de muestras



La forma adecuada de conservar las muestras, así como el recipiente utilizado y la cantidad requerida por el laboratorio para realizar las determinaciones pertinentes se muestran a continuación:



Tipo de Ingrediente
Método de Conservación
Tipo de Empaque
Cantidad


Seco
Temperatura ambiente
Bolsa de plástico
250-500 g


Líquido
Temperatura ambiente
Frasco de plástico
1000 ml


Forraje fresco
Deshidratación
Bolsa de papel
1000 g


Forraje ensilado
Congelación
Frasco de plástico
500-1000 g


Forraje seco
Temperatura ambiente
Bolsa de plástico
250-500 g




Es preferible utilizar frascos de plástico, en lugar de vidrio porque así no se corre el riesgo de que se rompa durante el transporte.

El forraje fresco debe enviarse en una bolsa de papel para que este absorba la humedad y no sufra alteraciones el forraje durante el trasporte.



Todas las muestras deben estar perfectamente cerradas e identificadas.

La identificación debe hacerse con tinta indeleble y debe contener los siguientes datos:


Nombre del ingrediente





Nombre del remitente





Fecha de muestreo





Análisis requeridos





Dirección y teléfono


Medicamento

Un medicamento es un fármaco, principio activo o conjunto de ellos, integrado en una forma farmacéutica y destinado para su utilización en las personas o en los animales, dotado de propiedades para prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades, síntomas o estados patológicos.

* Medicamentos con patente: Aquellos medicamentos de investigación propia del laboratorio que los comercializa, sujetos a la protección comercial que brindan las agencias internacionales de patentes.

La patente no se limita a la molécula, sino también a la formulación, mecanismo de producción, o asociación con otras moléculas. Mediante sucesión de patentes las casas farmacéuticas consiguen prolongar el periodo de exclusividad de sus presentaciones comerciales, aun cuando presentaciones anteriores de la misma molécula hayan quedado libres.

* Medicamentos genéricos: Aquellas presentaciones de moléculas que ya no están protegidas por la patente de su investigador.

Pueden ser libremente producidas por otros laboratorios y suelen conllevar un menor precio. Las distintas Agencias del medicamento y organizaciones reguladores nacionales aseguran las similares bioequivalencia y biodisponibilidad de los medicamentos genéricos frente a aquellos que les son referencia.



Procedimientos de muestreo

En general, las sustancias farmacéuticas a las que se les realizará el muestreo para la prueba deben seleccionarse según los criterios siguientes. Deben:

- incluirse en la lista de medicamentos esenciales del país

- encontrarse entre los medicamentos más ampliamente usados

- tener importancia terapéutica

- encontrarse entre aquellos que tienen mayor probabilidad de ser objeto de falsificación

- incluir preparaciones pediátricas.

Se debe realizar el muestreo de los puntos de distribución de productos farmacéuticos y de los medicamentos mismos aleatoriamente, cuando fuera posible, y debe ser representativo del mercado. Los establecimientos que se monitorearán deben incluir farmacias de la comunidad y de hospitales y farmacias dirigidas por misiones y otras organizaciones no gubernamentales así como del sector privado.

La cantidad real de comprimidos o cápsulas por muestra debe decidirse sobre la base del tipo de prueba de laboratorio que se realizará. En el caso de los comprimidos o las cápsulas envasadas en tiras o en envases alveolados, el número total recogido debe dividirse en tres porciones iguales y cada una de ellas sellarse. Una porción debe enviarse al laboratorio para realizar las pruebas, otra enviarse al fabricante para investigación y otra retenerse a manera de control. En el caso de los comprimidos o las cápsulas envasadas en una botella o envase similar, deben realizarse muestras al menos dos envases originales. Para los jarabes y los polvos para inyecciones deben recogerse tres porciones. Las muestras de estos productos que se enviarán al fabricante mediante la autoridad reguladora de medicamentos deben estar intactas y en su envase original.

El laboratorio elegido para realizar la prueba debe ser preferentemente un laboratorio colaborador de la OMS.


La génesis del suelo se ve influenciada por la acidez o alcalinidad de su solución. Al aumentar la acidez del suelo, la flora bacteriana se ve desplazada por el predominio de hongos, con lo que la nitrificación y otros procesos dependientes de la actividad bacteriana se verán afectados. Por tanto, en condiciones de fuerte acidez, la fijación del nitrógeno y la mineralización de residuos vegetales se reduce. Las plantas absorben los nutrientes disueltos en el agua del suelo y la solubilidad de los nutrientes depende en gran medida del valor de pH.



Caracterizar con exactitud la reacción del suelo tiene como principal objetivo diagnosticar las condiciones que rigen en los procesos edafogenéticos, en la translocación de elementos, en la disponibilidad de nutrientes, en cuanto a los problemas de toxicidad, en la actividad biológica, etc.



La medida del pH del suelo en agua es una determinación sencilla, pero de gran valor, pues sirve como criterio para decidir la necesidad de otros análisis y las técnicas a utilizar. Sin embargo, también se puede medir el pH en KCl que, junto con el pH en agua, da una idea del grado de saturación del complejo de cambio; el pH en NaF es útil para detectar la presencia de compuestos amorfos en posibles horizontes espódicos o en andosoles.



El nitrógeno en el suelo.

El nitrógeno es un elemento fundamental en la materia vegetal, ya que es un constituyente básico de las proteínas, ácidos nucleicos, clorofilas, etc. Las plantas lo absorben principalmente por las raíces en forma de NH4+ y de NO3-. El nitrógeno permite el desarrollo de la actividad vegetativa de la planta, causando el alargamiento de troncos y brotes y aumenta la producción de follaje y frutos. Sin embargo, un exceso de nitrógeno debilita la estructura de la planta creando un desequilibrio entre las partes verdes y las partes leñosas, siendo la planta más sensible al ataque de plagas y enfermedades.



Más del 95% del nitrógeno del suelo está en forma de materia orgánica, cuya fracción menos susceptible de sufrir una descomposición rápida es el humus. El nitrógeno inorgánico está fundamentalmente como NH4+, del cual sólo una pequeña parte está en la solución del suelo y en las sedes de intercambio, pues nitrifica rápidamente, el restante está en forma difícilmente cambiable formando parte de los silicatos.



La cantidad de nitrógeno disponible para las plantas depende del equilibrio entre mineralización (conversión del nitrógeno orgánico en nitrógeno mineral, ya sea por aminización, amonificación o nitrificación) e inmovilización (proceso contrario). Esta mineralización depende, entre otros factores, de la temperatura del suelo, siendo muy activa con temperaturas altas.

El fósforo en el suelo.

El fósforo forma parte en la composición de ácidos nucleicos, así como las sustancias de reserva en semillas y bulbos. Contribuye a la formación de yemas, raíces y a la floración así como a la lignificación. Una falta de fósforo provoca un ahogo de la planta, crecimiento lento, una reducción de la producción, frutos más pequeños y una menor expansión de las raíces. La mayor parte del fósforo presente en el suelo no es asequible a las plantas y su emisión en la solución de suelo es muy lenta.

El potasio en el suelo.

Siempre se encuentra en forma inorgánica, y en parte en equilibrio reversible entre la fase en solución y la fácilmente cambiable, dependiendo de la temperatura.



Las plantas difieren en su capacidad de utilizar las distintas formas de potasio, según la capacidad de intercambio catiónico de la raíz. Las plantas leguminosas poseen el doble de capacidad de cambio que las gramíneas.



El potasio actúa como un cofactor en reacciones enzimáticas, metabolismo y translocación del almidón, absorción del ión NO3-, apertura de los estomas y síntesis de proteínas. Las carencias de potasio se pueden corregir aportando materia orgánica (compost), sales minerales ricas en potasio, etc.



Muestreo del suelo.

Los resultados del análisis de un suelo dependen de la calidad de la muestra recogida por el agricultor al centro de análisis. Por ello a continuación se recogen las recomendaciones a seguir en la toma de muestras de suelo para análisis fisico-químico:

Frecuencia del análisis.

La frecuencia del análisis del suelo depende de la cosecha y de cómo se ha cultivado. Para la mayoría de los cultivos, la recolección de muestras cada dos o tres años debe ser suficiente. Los cultivos intensivos como las frutas u hortalizas necesitan de un muestreo anual, y los cultivos de invernadero realizan sus análisis más a menudo. Se debe realizar el análisis antes de sembrar o plantar.



Cualquier cambio en las prácticas de cosecha debe ir precedido de un análisis de comprobación del suelo. Por ejemplo, si un agricultor pretende cambiar de un laboreo normal a uno de conservación, se debe realizar un análisis de suelo antes del primer año. Un agricultor que cambia de cultivo debe también realizar un análisis del suelo antes del nuevo cultivo.

Zonas de muestreo y número de submuestras.

La finca debe dividirse en parcelas homogéneas de muestreo en cuanto a color, textura, tratamientos y cultivos. El número de muestras depende de la variabilidad o heterogeneidad de la parcela. La estimación será tanto más exacta cuanto mayor sea el número de submuestras. De modo orientativo, se considera adecuado tomar de 15 a 40 muestras en cada parcela, haciéndolo en zig-zag y metiendo todas las muestras en una bolsa común. No deberá tomarse ninguna muestra que represente una superficie mayor de 4 hectáreas. Se aconseja tomar de 10 a 20 submuestras para parcelas comprendidas entre 5000 y 10000 m2.

Profundidad del muestreo.

Depende del tipo de cultivo, pero por lo general siempre se recomienda desechar los primeros 5 cm de suelo superficial. Para la mayoría de los cultivos basta con tomar muestras de los primeros 20-40 cm del suelo. En el caso de cultivos de césped y praderas la profundidad de muestreo recomendada es de 5 a 10 cm. Por otro lado, en aquellos cultivos de raíces profundas y frutales se recomienda realizar muestreos a una profundidad de 30 a 60 cm.

Procedimiento del muestreo.

Para la toma de muestras se empleará barrenas o tubos de muestreo de suelo. También se puede utilizar una pala. Para ello se ha de realizar un hoyo en forma de V, cortar una porción de 1,5 cm de la pared del hoyo y retirar la mayor parte de la muestra con la hoja. Cada muestra de suelo debe incluir suelo de toda la profundidad de muestreo.



Una vez terminada la toma de muestras, se recomienda mezclar todas las muestras juntas para obtener una mezcla de suelo homogénea. Tomar aproximadamente 1 kg de esta mezcla, dejarla secar al aire y enviarlo al laboratorio de análisis, especificando al máximo todos los datos de la parcela.

Muestreo en invernaderos.

El programa de fertilización para cultivos en invernaderos es muy diferente al empleado para los cultivos extensivos. Generalmente, los agricultores extensivos dependen principalmente de las reservas de nutrientes del suelo, como el nitrógeno orgánico o el potasio intercambiable. Sin embargo, en los cultivos intensivos en invernadero se suelen emplear sustratos a los que se les suministran los nutrientes a través de complejos planes de fertilización, de esta forma se tiene un control total sobre el estado nutricional de la planta.



Para la realización de muestreos en estos cultivos, se tomará como ejemplo la metodología empleada en cultivos de hortalizas en arena y con riego por goteo. Para ello se elige un punto a 10-15 cm del tronco de la planta y en dirección a la línea portagoteros. Se aparta la capa de arena y estiércol y pinchamos hasta llegar a la profundidad media de las raíces (10 cm). Para ello se empleará un bastón tomamuestras de media caña o una pequeña azada. Lo importante es que se extraiga el suelo a lo largo de toda la perforación y en igual cuantía. La cantidad de suelo extraído (150-200 gr) debe ser similar en todos los puntos de muestreo (submuestras). Se evitará tomar muestras en las bandas y pasillos así como en los 4-5 metros próximos a ellos.



Análisis del suelo.

Existen dos metodologías para realizar un análisis de las muestras de suelo recogidas. El método más antiguo utiliza reacciones químicas que producen cambios de color. El color exacto depende de la cantidad de minerales disponibles en el suelo. En el caso del análisis del pH, el color depende del pH del suelo.



Estos ensayos químicos sencillos son muy fáciles de realizar pero son poco fiables. Por ello estos ensayos basados en la comparación de colores se han reemplazado en los laboratorios por ensayos que utilizan modernos aparatos como el medidor de pH y el espectrofotómetro. Estos aparatos miden de una forma rápida y exacta cantidades de minerales en las muestras del suelo.



Sin embargo, los resultados de laboratorio solo son fiables si han sido validados en suelos similares a los del muestreo. Es decir, que los ensayos deben estar basados en estudios realizados sobre la fertilización y niveles de nutrientes en suelos parecidos a los del suelo de muestra.



Generalmente en el análisis de un suelo se realizan los siguientes ensayos:



· Determinación de la textura mediante análisis mecánico de tamizado de la muestra.

· Medida de la materia orgánica del suelo.

· Determinación de los niveles de pH mediante el empleo de pHmetros.

· Medida del fósforo soluble o disponible (cantidad de fósforo libre para el crecimiento de la planta) mediante lavado de la muestra con una solución ácida y su posterior análisis en espectrofotómetro.

· Medida del potasio intercambiable.



En la actualidad existen numerosos dispositivos electrónicos relativamente baratos (pHmetros de bolsillo digitales, medidores de conductividad y de nutrientes, etc) que permiten realizar a pie de finca ensayos rápidos y a tiempo en cultivos que requieren una constante supervisión del estado nutricional del suelo (cultivos hortícolas, viveros, etc.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada